Led Zeppelin – Led Zeppelin IV (1971)

Hay obras que se reconocen entre el montón con solo una pincelada, una estrofa, un sonido. Algo distintivo que la hace brillar entre el resto y que produce en nosotros, simples mortales, la capacidad de poder identificarla y reconocerla. Algunas obras llevan años de revisionismo para quedar en el inconsciente colectivo. Otras logran dicho encanto con tan solo unos pocos instantes de magia. Entre este grupo se encuentran los cinco primeros segundos del cuarto disco de Led Zeppelin. El sonido de Jimmy Page, calentando su Les Paul y al que llamó “despertando al ejercito de guitarras“, donde se escucha ese peculiar rasguido que quedó marcado a fuego y produce la extraña ansiedad de que Robert Plant comience a recitar esas líneas que nos hagan despegar nuevamente de la tierra.

1
Black Dog
4:56
2
Rock and Roll
3:40
3
Battle of Evermore
5:52
4
Stairway to Heaven
8:02
5
Misty Mountain Hop
4:38
6
Four Sticks
4:45
7
Going to California
3:31
8
When the Levee Breaks
7:08


Led Zeppelin contaba con un buen reconocimiento luego de sus tres primeros discos y para 1970 comenzaron a grabar las canciones de su próximo trabajo. Dichas grabaciones se llevaron a cabo en los estudios del Bassin Street Studios de Londres. Pero en búsqueda de un entorno más alejado de la ciudad decidieron trasladarse a una casa victoriana llamada “Headley Grange” en East Hampshire. A efectos de estar más relajados y a la vez poder contar con un estudio necesario para grabar el disco, utilizaron el estudio móvil de los Rolling Stones. Una suerte de casa rodante donde grabaron no solo los mismos Stones y Led Zeppelin sino también grandes como Deep Purple, Lou Reed, Bob Marley y Fleetwood Mac entre otros. La mezcla se realizó en los estudios Sunset Sound de Los Angeles pero ante la disconformidad con el resultado se realizaron mezclas adicionales en Londres.

Producto de esos paseos por los jardines de Headley Grange, un perro Labrador negro sirvió de musa inspiradora para la apertura del disco con el mítico “Black Dog” (Perro Negro). También en referencia a la leyenda donde el fantasma del perro negro está relacionado con el Demonio. La interpretación de Robert Plant es simplemente increíble. Llegando a sus gritos más agudos y calentando los motores para seguir viaje con este gran trabajo. Si la adrenalina no fue suficiente “Rock And Roll” anuncia con la batería de John Bonham uno de los himnos del rock inoxidables, atemporales, con esa magia y ese encanto que nos prohíbe escucharlo sino es a todo volumen. La canción nació como un intento fallido de terminar la composición “Four Sticks” (Cuatro palos). La introducción por parte de Bonham está inspirada en la canción de Little Richard “Keep Me Knocking” (Me mantiene golpeando). Page alguna vez contó que la canción surgió de repente, con la introducción de Bonham y un riff que él agrego. Participó también el pianista de los Rolling Stones, Ian Stewart. La canción surgió de la nada misma. Quizás como algunas de esas obras de arte que simplemente tenían que existir.

“The Battle Of Evermore” (La batalla eterna) nos presenta a Page ejecutando una mandolina. El sonido nos remite a un tiempo olvidado, en tierras lejanas llenas de conquistas y castillos. Plant se encontraba inspirado en los cuentos tradicionales de Escocia y armó esta historia en una suerte de narración acompañada de Sandy Deny del grupo Fairport Convention en segunda voz. Increíbles pasajes como el que anuncia “The sky is filled with good and bad that mortals never know” (El cielo está lleno de cosas buenas y malas que los mortales nunca conocen).
Luego de estas tres maravillosas composiciones y como si fuera poco llega quizás una de las canciones más conocidas del rock y la música en general. “Stairway To Heaven” (Escalera al cielo). El trabajo más reconocido de toda la carrera de Led Zeppelin. Ocho minutos que transitan distintos estados musicales, desde el folk acústico hasta el más rabioso rock. Una mini opera que nos seduce y nos transporta a otro mundo. Impecable, una joya que nunca pierde su brillo.
“Misty Mountain Hop” (El salto de la montaña brumosa) lo presenta al bajista John Paul Jones ejecutando un piano eléctrico como introducción a esta pieza. Acompañado por los parches de Bonham la canción nos pasea por una montaña brumosa “Where the spirits fly” (donde los espíritus vuelan). En “Four Sticks” (Cuatro palos) encontramos el pasaje de rock más pesado del disco. El titulo fue dado en clara referencia a los cuatro palillos que utilizaba Bonham para tocar su instrumento ya que con solo dos no lograba el sonido fuerte que buscaba para la canción. Jones y Plant están a la altura del primero con riffs rabiosos armando el entorno ideal para que Plant se regodee con sus increíbles gritos y nos devele su verdad: “The rainbow’s end baby, it’s just a den. For those who hide. Who hide their love to depths of life. And ruin dreams that we all knew …” (El final del arcoíris es solo una fantasia. Para todos aquellos que se ocultan. Quienes ocultan su amor en las profundidades de la vida. Y arruinan sueños que todos conocíamos …).
“Going To California” (Yendo a California) es una canción folk sin la presencia de la batería de Bonham. Solo Page y Jones en Mandolina acompañan los versos de Plant. Una visita a California, una visita a un amor. Una suerte de tarde de verano bañada por el sol. Una canción simple y bella por donde se la mira.
Al final del disco encontramos “When The Levee Breaks” (Cuando el dique se rompe), el pasaje con mas tintes de Blues arraigados en las cuerdas de Page. La canción fue escrita en parte por Kansas Joe McCoy y su esposa Memphis Minnie y re arreglada por los integrantes de Led Zeppelin. La canción hace referencia a la gran inundación de 1927 del Mississippi. “Cryin’ won’t help you, prayin’ won’t do you no good. When the levee breaks, you got to move” (Llorar no te ayudará. rezar no te hará ningún bien. Cuando el dique se rompe, te tienes que mudar). Hacia el final se distinguen recursos de guitarras y harmónicas al reverso rodeadas de varios efectos, dando un final al disco que desaparece como un remolino en el agua.

La producción estuvo a cargo de Peter Grant quien ya había trabajado en los tres discos anteriores de la banda. El diseño de tapa muestra un cuadro adquirido por Robert Plant en una tienda en Reading, Berkshire, colgado sobre una pared semidemolída que deja ver de fondo la ciudad a la distancia. El cuadro mostrando a un trabajador del campo juntando maderas, con la ciudad detrás del muro donde estaba colgado que crecía en la lejanía, intentaba crear una contraposición de épocas y culturas. Page no quiso ponerle un nombre a la placa y propuso que cada integrante de la banda eligiera un dibujo que de alguna manera lo representara. En tal forma el disco se conoció con esos dibujos y luego como “Four Symbols ” (Cuatro símbolos), “The Fourth Album” (El cuarto álbum), “ZoSo” (en alusión al símbolo de Page ya que se podía leer de dicha forma). Finalmente y siguiendo los títulos numerados de sus trabajos anteriores se lo conoce comúnmente como “Led Zeppelin IV”. Él trabajo se publicó el 8 de Noviembre de 1971.

La obra es un clásico del rock que muestra a la banda en su mejor momento. Una obra contundente con una gran elaboración de estructuras sonoras. Si alguna vez se proclamó que el rock era la música del demonio, Led Zeppelin y éste disco son uno de sus máximos exponentes. Estará ese fuego del averno en el virtuosismo de Page y sus Guitarras? En la solidez de Jones? Si uno los ve tocando con los Foo Fighters en Wembley puede comprobar que los años pasan pero la magia sigue intacta. Quizás el secreto esté en la demencial cabeza de Bonham o “Bonzo” como el mundo lo conoció y su potencia al pegarle a la batería. O quizás en los gritos de aquel mensajero que supo encontrar la escalera al cielo, pero prefirió quedarse cantando Blues y Rock And Roll en el caldero de los infiernos. Que las llamas sigan ardiendo y que la canción … siga siendo la misma.