U2 – The Joshua Tree (1987)

Lo vi en la vidriera de “Barba’s”, una vieja disquería de barrio. Allí estaban los U2 en el desierto de California, fotografiados por el holandés Anton Corbijn. Recuerdo el día que lo compré porque me cautivó desde el primer momento. Al terminar de escucharlo supe que ese disco me iba a acompañar durante toda mi vida.

1
Where The Streets Have No Name

2
I Still Haven’t Found What I’m Looking For

3
With Or Without You

4
Bullet The Blue Sky

5
Running To Stand Still

6
Red Hill Mining Town

7
In God’s Country

8
Trip Through Your Wires

9
One Tree Hill

10
Exit

11
Mothers Of The Disappeared

En 1986 los irlandeses entraron a los estudios Windmill Lane de Dublin, Irlanda. Allí grabaron esta obra fundamental en su carrera, y el 9 de Marzo de 1987 fue lanzada mundialmente; transformándose en algo mucho mayor que la suma de sus partes. La producción estuvo a cargo de Brian Eno y Daniel Lanois, amigos y colaboradores que ya habían dejado una impronta visible en su trabajo anterior “The Unforgettable Fire” (El fuego inolvidable). En esas canciones ya se vislumbraban los ideales eternos de Bono con personas como Martin Luther King en “MLK” o “Pride (In The Name Of Love)” (Orgullo (En el nombre del amor)). Pero sin lugar a dudas en The Joshua Tree la propuesta fue indagar sobre la lucha del hombre frente al hombre; sus pasiones, miedos, amores y demonios. ¿Místico? quizás más bien una cuestión de filosofía puesta a nuestro servicio desde la música rock.

Las tres primeras canciones del disco son himnos clásicos para cualquier fan de U2 y cualquier amante de la música desde los años ochenta a nuestros días. “Where The Streets Have No Name” (Donde las calles no tienen nombre), “I Still Haven’t Found What I’m Looking For” (Aun no he encontrado lo que estoy buscando) y “With Or without You” (Con o sin ti) se consagraron como momentos indispensables en sus recitales y en canciones atemporales que suenan hoy como el primer día. En esos tres pasajes se transitan la existencia misma del hombre, la búsqueda incesante y el amor con sus anversos y reversos como parte de las caras de una misma moneda. La línea rítmica de The Edge en el intro del disco es puro desenfreno pero en tiempo minimalista repitiendo los mismos riffs una y otra vez.

Para el cuarto tema todo se tiñe de negro en una protesta llamada “Bullet The Blue Sky” (Disparen sobre el cielo azul), y de la cual el momento más recordado nos lo darían las imágenes en la película “Rattle And Hum” con aquel Bono iluminando todo con su reflector mientras Larry Mullen Jr. descarga su ira sobre los redoblantes.
En “Running To Stand Still” (Corriendo para quedarse quieto), con su magia encerrada en el delay de las cuerdas iniciales, uno queda hipnotizado en una suerte de plegaria que nos cuenta sobre el consumo de drogas en las “siete torres”; referencia a las torres de Ballymun al norte de Dublín. Bella de principio a fin, cautivante por donde se la mire. “Red Hill Minning Town” (Pueblo minero de la colina roja) e “In God’s Country” (En la tierra de Dios) son los pasajes más folk del disco. Red Hill fue inspirada en la huelga de mineros de 1984 y en el libro de Tony Parker (Red Hill: A minning Community (Una comunidad de mineros)).

En la segunda parte del disco la banda nos invita a un viaje por tus cables, “Trip Through Your Wires”. Muchos le atribuyen a la canción una composición cuasi religiosa. Yo no la veo como tal, quizás las líneas de “Angel o demonio, estaba sediento y humedeciste mis labios” puede hablarle a un Dios, a una mujer, a un hombre o a cualquier cosa que nos saque del lugar donde estamos.
La colina del único árbol (“One Tree Hill”) hace referencia a un pico volcánico en Nueva Zelanda y fue escrita en memoria del asistente personal de Bono, Greg Caroll quien falleció en 1986. En esa despedida a su amigo quedaron las palabras “It runs like a river runs to the sea” (Corre como un rio al mar).

“Exit” (Salida) destaca la presencia de Adam Clayton con una línea de bajo que se clava en el pecho y nos transmite la opresión de un suicida. Bono nos invita a esa sensación, relatando los segundos finales en la vida de ésta persona y donde finalmente reflexiona en que “las manos que pueden crear, también pueden matar. Aun las manos del amor”. En ese instante los sonidos explotan fundiéndose vertiginosamente hasta el susurro final, la muerte ya es un hecho consumado. Simple y brillante. La versión en vivo de “Rattle And Hum” con el estribillo de “Gloria” de Van Morrison, es simplemente magnífica.
Al cierre y enarbolando la bandera de la lucha por los derechos humanos queda “Mothers Of The Dissapeared” (Madres de los desaparecidos). Un rezo a aquellos que luchan por encontrar a sus seres queridos.

En 1987, la revista Time los retrató en su portada con el título de “Rock Hottest Ticket” (El boleto más caliente del rock). El disco ganó el grado de platino en las primeras 48 horas de venta. Luego recibió el Grammy como mejor trabajo del año. ¿Y quién no ha visto el video de “Where The Streets Have No Name” grabado en la terraza de una licorería de California? La banda subió a filmar emulando a The Beatles en su mítico recital de la época “Let It Be”. A U2 la policía terminó cortándoles el show por el trastorno que ocasionaban al tránsito.

¿El mejor disco de la banda? No me gustaría ponerlo en ese plano. De hecho no me gusta pensar en mejores o peores discos. Creo que cada uno muestra una foto de un tiempo. Y esa foto sonora nos deja ver a cuatro personas que ardían con el deseo de cambiar el mundo. En ésta obra están plasmados los gritos del odio contra la injusticia y la opresión, las lágrimas de aquellos que no pueden escapar de sus propias prisiones y la alegría de poder encontrar siempre un mundo nuevo frente a nuestros ojos. Todos éstos lugares y sensaciones se conjugan creando un universo en si mismo, invitándonos a ser parte de él y a transitar por sus calles (sin nombre).
Debo haber escuchado The Joshua Tree miles de horas. Y sigo encontrándole brillos, sonidos, detalles distintos. Eso sin lugar a dudas define un buen disco, una obra que juega constantemente a escaparse de sus propios límites.
Quizás lo más increíble para mí, es que logró cautivarme al escucharlo aquella tarde, hace ya muchísimos años… y esa sensación lejos de disolverse, logra repetirse una y otra vez.


3 pensamientos en “U2 – The Joshua Tree (1987)”

  1. Gran disco, esencial, de esos que si o si hay que tener en cualquier formato / soporte. Un buen disco para escuchar a toda hora, pero va mejor con luz tenue y un tinto espeso, uno de esos viernes a la noche que no se sale.
    No recuerdo muy bien cuando fue que lo escuché completo por primera vez, de hecho creo que me pegó más achtung baby y después fui a parar a este, aunque claro que habia escuchado los hits (with or without you, when the streets have no name, I still haven’t found… , etc) que por aquella epoca sonaban mucho.

    Hoy casualmente hablaba con un compañero de trabajo, más joven (tan joven cómo para no haber podido escuchar The Joshua Tree cuando salió, o sea, muuuy joven) y me decia que no le gustaba u2, por lo que, después de la obligatoria corrección con un revés de palma abierta en la nuca, se lo invitó a escuchar este y otros clásicos de la gran banda irlandesa, como corresponde. Estos pibes no entienden nada.

    Suerte con el blog e intentaremos colaborar proponiendo discos !

  2. Y macho ? los otros discos? Ya sabia que esto era solo un intento de apaciguar el fuego onanista que tenes con bono…

Los comentarios están cerrados.